martes, 24 de marzo de 2015

Clima complica acceso a zona de accidente de avión



El empeoramiento del clima complica el acceso a la zona del accidente del Airbus A320 de la compañía alemana Germanwings, que se estrelló esta mañana con 150 personas a bordo en una zona escarpada a más de 2,000 metros sobre el nivel del mar en la cara sur de los Alpes franceses.


"Se espera una degradación de las condiciones meteorológicas a lo largo de la tarde, con chaparrones, y al final del día lluvia y nieve por encima de los 1,700 metros", informó una portavoz del Servicio Interregional de Météo-France del sudeste francés.


El viento del sudeste va a aumentar "aunque luego, en la segunda parte de la noche, se prevé una mejoría y un agravamiento a primeras horas de la mañana, con nieve a partir de 1,500 metros", añadió.


Mañana, precisó, la meteorología "estará perturbada todo el día, no con mucha nieve, pero en cantidad suficiente para dificultar los trabajos de rescate".


El monitor de esquí y guía de montaña Mathieu Subé, vecino de la localidad vecina de Barcelonette, dijo que había comenzado a nevar poco antes de las 14:00 hora local (13:00 GMT).


El acceso a la zona del siniestro, explicó, resulta "muy difícil" y consideró que la mala meteorología de las últimas horas lo complicará aún más durante la jornada.


"Conozco bien el lugar, se trata de una zona escarpada y despoblada, cubierta por la nieve y cercana a varias pistas de esquí", a la que "sólo se puede acceder a pie", dijo.


Este guía de montaña, cuyo equipo vio el avión segundos antes de estrellarse, describe la zona del siniestro como un destino habitual de senderistas y alerta de que el "fuerte viento" que se ha desatado está obligando a los helicópteros a volar "muy alto".


Las condiciones meteorológicas en el momento del accidente eran "normales", según los servicios regionales de Météo-France.


"La situación era más bien tranquila, sin nubes en el nivel de crucero del avión, con vientos moderados, sin turbulencias, ni escarcha, explicó la portavoz.


En tierra, agregó, la situación era también tranquila, con poco viento, algunas nubes elevadas y nieve por encima de los 2,000 metros en la cara sur de los Alpes, y por encima de 1,700 en la cara norte.


El vuelo, que efectuaba el trayecto entre Barcelona y Düsseldorf y en el que se cree no habrá supervivientes, había atravesado a media mañana algunas zonas de turbulencias, con lluvia y tormentas, en particular la región mediterránea y del Golfo de León, según la página web del canal francés Météo.







via Internacional, El Siglo de Torreón http://ift.tt/1Bp1Jyf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada