lunes, 23 de marzo de 2015

Conviértase en un gurú del código



MÉXICO, DF.- En México crece el impulso a la programación y a la creación de contenidos originales, por eso surgieron diversas iniciativas en busca de talento. Uno de los esfuerzos para despertar el interés por este tipo de aprendizaje en los jóvenes es la Hora del Código, una campaña mundial impulsada por la organización civil Code.org y Apple.


Este foro se presentó en el país recientemente y vinculó a estudiantes, maestros y profesionistas mexicanos en las instalaciones de Telmex Hub en la Ciudad de México e Innovaction Gym en Monterrey. De esta manera, los mexicanos se sumaron a los más de 15 millones de personas que se apoyan en Code.org para aprender programación.


Dev.F es otra opción más para conocer sobre programación. Se trata de la primera escuela de desarrolladores en México, que apoyada por Google, impulsa una metodología de aprendizaje para celebrar la cultura hacker.


En agosto pasado se graduó la primera generación de esta iniciativa. Manuel Morato, director general del programa, señaló que la filosofía de la escuela es enseñar a los participantes a resolver problemas de la vida real, utilizando software y nuevas tecnologías, "la mayoría de los participantes están listos para integrarse como talento a empresas que buscan desesperadamente desarrolladores que tengan las habilidades técnicas necesarias. Hoy, los egresados cumplen con esos requisitos y, además, tienen los valores personales para atreverse a hacer cosas diferentes y transformar las industrias de forma positiva".


En esta llamada "desescuela" se fomenta el trabajo en equipo, la resolución de problemas y pensamiento crítico, "pero lo más importante es aprender a aprender, se busca más actitud, pasión y gente que demuestre estar interesada activamente en instruirse. El nivel de conocimiento técnico fue lo menos importante en el proceso de aplicación, porque el objetivo final, era el desarrollar personas", agregó Morato.


La primera generación contó no sólo con ingenieros mecatrónicos, sino desarrolladores de apps móviles, actuarios y diseñadores, quienes construyeron proyectos como una app para cumplir metas de ahorro, un desarrollo para encontrar el regalo perfecto y otra con la cual, a través de colaboración de los usuarios, se muestran cuáles son las banquetas habilitadas para que personas en sillas de ruedas transiten.


Existen diversas plataformas, aplicaciones y sitios web que enseñan programación, pero también productos que invitan a despertar la creatividad, un ejemplo es Intel Edison una tarjeta de desarrollo con formato SD, conectividad inalámbrica integrada y soporte para múltiples sistemas operativos que busca impulsar el ingenio de makers, emprendedores y diseñadores de productos destinados a los consumidores finales.


Edison es un dispositivo inteligente e inalámbricamente habilitado, cuyo propósito, señala la empresa, es impulsar la innovación del Internet de las Cosas en México y Latinoamérica, incluso algunos desarrolladores ya están trabajando, como es el caso de Chile con su proyecto BABYBE, un colchón biónico que conecta a las madres y a sus bebés en incubación artificial en las unidades de cuidados intensivos neonatales.


También por parte de Intel, 100 universidades de México recibieron el sistema Galileo, una tarjeta de desarrollo electrónico que permite crear prototipos fácil y rápidamente para así promover la innovación y el desarrollo de habilidades técnicas dentro de los centros de enseñanza.


Fernando Martínez, quien es gerente de Educación de Intel en México, detalló que esta herramienta es la primera tarjeta de desarrollo con arquitectura Intel diseñada para ser compatible en hardware y software, pin a pin, con los Shields diseñados para el sistema Arduino Uno R3 (una placa electrónica que apoya al microcontrolador de un equipo), "las universidades que actualmente usan tarjetas de desarrollo compatibles con Arduino, están buscando un mayor poder de cómputo para sus proyectos y la tarjeta Galileo les da esa posibilidad. Muchos profesores quieren que sus estudiantes generen aplicaciones basadas en esta arquitectura y que aprovechen la compatibilidad con otros dispositivos para explorar el mundo del Internet de las Cosas".


Hasta ahora, utilizando esta herramienta ya se desarrollaron diversas soluciones como sistemas inteligentes de vigilancia para viviendas; monitores que miden la calidad del aire y agua; mecanismos de control para la luz y la temperatura en el hogar; sistemas de vigilancia y monitoreo para salud; objetos artísticos que basan su funcionamiento en luces, sonidos y movimientos; prendas de vestir con capacidades de cómputo (wearables); así como usos para la robótica.


"En un mundo donde el cómputo está tomando nuevas formas, el desarrollo de habilidades técnicas y de innovación es fundamental. Los estudiantes de ingenierías deben estar preparados para convertirse en los creadores de la siguiente generación de aplicaciones de cómputo que nos ayudarán a resolver grandes retos", finalizó Fernando Martínez.







via Finanzas, El Siglo de Torreón http://ift.tt/1Fu28qk

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada