sábado, 21 de marzo de 2015

Historia del Tallarin (10 puntos)

El club Talleres fue fundado el jueves 1º de junio de 1906, por un grupo reducido de jóvenes entusiastas, entre los que se hallaban Alberto Allan, Juan Nelusco Perinetti, Jorge Rezoagli, Jorge Schomberg, Emilio Embeje, Pablo Comelli, Agustín Iraizoz, Diego McLennan, José Nervi, José Rey, Heriberto Allan, Silverio Brana, Juan Nervi, Alfredo Nervi, Sebastián Plaul, José Garibaldi, Antonio Iraizoz ,Dionisio McCrokie, Baltasar Pedroni, José Sánchez, Raúl Perinetti, Francisco Rodríguez, José McLennan, Enrique Pyke, Enrique Tait, Juan Pyke, y José Sanchez.

El nombre de “Talleres United”, fue propuesto por Alberto Allan. Pablo Comelli, sugirió los colores rojo y blanco, inspirados en Alumni.


La primera cancha estuvo ubicada entre las actuales calles de Marco Avellaneda, Vidal, Lisandro Méndez y Quirno Costa.


La institución madre de Remedios de Escalada, ha sabido sobreponerse – no sin dificultades- a todos los obstáculos que se le han planteado, desde sus primeros años de existencia. Es muy difícil desarrollar, por no decir imposible, en unas pocas palabras, todas las alegrías y tristezas que han dejado su huella en el alma y en la vida de tantos miles de hinchas, en los que los colores rojo y blanco, han atravesado su existencia como un nervio central, desde aquellos años iniciales del siglo XX hasta la actualidad.


No fueron fáciles los primeros años del Talleres United. Ya en 1909, experimentó cierto peligro de disolución, lo que se concretó a fines de 1910.


Esto no fue impedimento para que el club se reorganizara en 1914. Ese año Heráclito Moreno prestó su casa, para que funcione de secretaría. El domingo 10 de diciembre de ese año en el cine Mundo Argentino de Pavón al 6.100, se realizó una nueva asamblea y se eligió una nueva comisión directiva, que encabezó el presidente Diego Nogués. Al año siguiente, más precisamente el 10 de noviembre de 1915, Talleres logró el ascenso a la categoría intermedia, al vencer 1 a 0 a Barracas Juniors en cancha de Sportivo Barracas.


Pero en 1916 Talleres, desciende. Otro año más en segunda. Y en 1917 disputa nuevamente una final con Everton, que el equipo de Escalada pierde 1 a 0. Una división en el fútbol en 1919, le permite a Talleres pasar en intermedia de Ascenso, la segunda categoría.


A partir del 1º de enero de 1920, “Talleres United”, cambia su denominación por “Talleres football club”. Pierde 2 finales consecutivas en la búsqueda del ascenso a la primera división de la Liga Argentina de Football (luego A.F.A.) en 1923 y 1924.


Tampoco estas derrotas fueron impedimento para que la sufrida comunidad de Escalada, consiga su objetivo al año siguiente, cuando venció 1 a 0 el 22 de noviembre de 1925 a San Telmo en cancha de San Lorenzo. Una vez más, Talleres se sobrepuso. Las dos frustraciones consecutivas, quedaron en el pasado.


En 1931, en vísperas de la inminente declaración del profesionalismo del fútbol, la comisión directiva encabezada por Lorenzo Lainatti, tuvo la acertada decisión de integrar la naciente liga. Talleres, junto a las instituciones más poderosas, fue parte del campeonato organizado por la Asociación del Fútbol Argentino.


Al club le fueron exigidos, una serie de mejoras en sus instalaciones. Para ello, los socios se turnaban para trabajar en el club, día y noche (de acuerdo a sus horarios de trabajo en los Talleres del ferrocarril), durante semanas, en procura de las modificaciones pedidas en sus instalaciones. El amor por el club de barrio, fue siempre el mismo. En 1931, o en 2010.


Antes y durante la permanencia de Talleres en primera división, que se extendió de 1926 a 1938, pasaron por la selección nacional, gran cantidad de jugadores surgidos del semillero albirrojo; Juan Nelusco Perinetti, Juan Natalio Perinetti, Ángel Bosio, Carlos Wilson y Jorge Titonell.


Aquellos nombre ilustres que defendían los colores albirrojos, eran requeridos por los clubes más poderosos de Argentina, instituciones a las que pasaron en gran cantidad: Bosio y Agnelli a River, Hugo Lamanna a Independiente, Luis Zubizarreta, Alberto Lorenzo, Luis Vissini y Luis Rojas a San Lorenzo, Carlos Wilson, Francisco Angeletti, Alfredo González, Aníbal Troncoso e Isaías Romano a Boca, José Salomón y Alberto Máspero a Racing, Jorge Titonell y Ramón Gazzaneo a Huracán. José Salomón, surgido de las divisiones inferiores de Talleres, fue capitán de la Selección Argentina, durante 6 años, y en los 44 partidos que disputo con la camiseta nacional entre 1940 y 1946.


A finales la década del 20, la entidad albirroja había adquirido dos manzanas de terreno en el lugar que actualmente ocupa, en las calles Rosales y Timote. Talleres no tenía entonces dinero, pero si muchas esperanzas y especialmente mucha fe en el porvenir. Pagó por esas dos manzanas, 90.000 pesos, en cómodas cuotas anuales, según rezaba el contrato con la firma vendedora. Y terminó de pagarlo en 1937. Durante años, la cancha de Talleres, fue elegida como “el mejor field de primera división”. Pablo Comelli comentaba a la revista “El Gráfico”, en un reportaje realizado en 1956, con motivo del 50 aniversario del club “Allí se han instalado las tribunas con capacidad para muchos miles de espectadores, la pileta de natación, orgullo el club y de la población. Y todo hecho a pulmón, sin ninguna ayuda oficial….


También tiene en el terreno del estadio una pista de atletismo, canchas de bochas, de básquetbol, pistas para patinaje y bailes y otras dependencias no menos importantes”.


Desde 1939 hasta 1960, Talleres desarrolló su campaña en la segunda categoría de nuestro fútbol. Consiguió su mejor colocación en 1955, año en que contó con chances concretas de volver a la máxima categoría, cuando finalizó tercero.


Una vez consumado el descenso a Primera “C” en 1960, retornó por disposición de la A.F.A en 1964, descendiendo en 1967. Dos años más tarde, en 1969, y ante más de 10.000 hinchas, Talleres vió frustrada la posibilidad de retornar a la Primera “B”. El encuentro, (correspondiente a la fecha final) disputado por Talleres y Comunicaciones el 20 de Diciembre de 1969 en cancha de San Lorenzo, finalizó con victoria del conjunto de Agronomía por 1 a 0. Otro obstáculo más en el camino de Talleres. Pero al año siguiente, y luego de 45 años, la gente de Escalada, pudo festejar de nuevo. El 19 de diciembre de 1970, Talleres vence en cancha de Arsenal a Argentino de Quilmes 1 a 0, y consigue retornar a Primera “B”.


Durante 7 años, el conjunto albirrojo se mantiene en Primera “B”, y constituye durante la década del 70, un ejemplo de Institución, no solamente de la zona sur del Gran Buenos Aires, sino de la provincia toda. En 1977, Talleres contaba con 17.500 socios. Durante 1978, desarrolla la mejor campaña en la historia del club, al triunfar de punta a punta en el torneo de Primera “C”, convirtiendo 118 goles y constituyéndose en uno de los equipos más goleadores de la historia del fútbol argentino. Por lo que regresa a Primera “B” en 1979, manteniendo hasta el final del campeonato, chances concretas de volver a Primera División.


La década del 80, es bastante singular para el club de Escalada, ya que experimenta una serie de Ascensos y descensos muy seguidos. Nuevamente en 1982 desciende a la "C" al perder la final por penales 3 a 2 ante All Boys y al año siguiente, retorna a la "B" al vencer por 2 a 0 a excursionistas. Retorna en 1985 otra vez a primera "C”, al perder con Italiano 4 a 0 para volver ascender en el torneo de 1986 /87, al ganar en la final del octogonal a Central Córdoba de Rosario. Se consagra campeón del campeonato de Primera “B” 1987/88, al vencer por penales a Almagro durante la final disputada en cancha de Huracán el 3 de Abril de 1988. Participa al año siguiente del certamen de la Primera “B” Nacional. El conjunto albirrojo desarrolla una excelente campaña, teniendo en cuenta sus dos ascensos consecutivos de categoría. A falta de 4 fechas para finalizar el torneo, Talleres ocupaba el tercer puesto en la tabla de posiciones, manteniendo chances reales de ascender a Primera División. Mantenía una diferencia de 4 puntos con el líder del torneo. Pero una vez más, no pudo ser. Con distinta suerte siguió siendo parte del Nacional “B”, hasta su descenso en 1995.


De su semillero, y presente durante la temporada 1992/1993, surgió Javier Zanetti, titular y Capitán de la Selección Nacional durante más de 10 años. El Pupi, es además referente y capitán del Inter de Milán, equipo en el que ha disputado 700 partidos, desde su llegada al club Italiano en 1995. A partir de ese año, y hasta el 2009, Talleres fue parte de la Primera “B”. Talleres experimentó uno –sino el más- de los períodos más tristes de su historia, desde el 2 de Noviembre de 1999, hasta el 28 de Diciembre de 2008. Poco más de 9 años, casi una década, soportó sobre su inmensa historia, una situación angustiante, hasta que logró salir de la quiebra, con muchísimo esfuerzo de toda su gente. Pero una vez más, el obstáculo fue vencido.







via Taringa.net - �ltimos posts http://ift.tt/1AVeFwo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada