jueves, 19 de marzo de 2015

Turistas, presas del pánico



-Turistas extranjeros fueron presas del pánico ayer cuando extremistas entraron por la fuerza en un museo de la capital de Túnez y mataron a 19 personas y dispararon "contra todo lo que se moviera", dijo un testigo.


Fuerzas de seguridad mataron a tres hombres armados tras el ataque. El presidente dijo que la joven democracia libra una guerra contra el terrorismo.


Los extremistas, que usaban vestimenta tipo militar y llevaban fusiles de asalto, saltaron de un vehículo y comenzaron a disparar contra los turistas que bajaban de autobuses estacionados frente al Museo Nacional del Bardo. Luego los agresores se dirigieron al interior para tomar rehenes, para finalmente morir en un tiroteo con las fuerzas de seguridad.


Las autoridades buscan a dos o tres cómplices del ataque. El primer ministro Habib Essid dijo que dos pistoleros tunecinos mataron a 17 turistas, cinco de los cuales eran de Japón, cuatro de Italia, dos de Colombia y dos de España, así como un australiano, un polaco y un francés.


Al menos 44 personas resultaron heridas, incluidos turistas de Italia, Francia, Japón, Sudáfrica, Polonia, Bélgica y Rusia, según Essid y médicos del hospital Charles Nicolle de Túnez.


"Quiero que el pueblo de Túnez comprenda primero que nada que estamos en guerra contra el terrorismo y que estos grupos minoritarios salvajes no nos asustarán", dijo el presidente electo Beji Caid Essebsi en un discurso nocturno transmitido a la nación. "La lucha contra ellos continuará hasta que sean exterminados".


El presidente colombiano Juan Manuel Santos lamentó en Twitter el deceso de sus compatriotas.


"Lamentamos muerte de dos colombianos en Túnez y ofrecemos condolencias a su familia. @CancilleriaCol está trabajando en su repatriación", escribió.


El general en retiro Jaime Ruiz Barrera, presidente de la Asociación Colombiana de Oficiales en Retiro de las Fuerzas Militares, indicó a Caracol Televisión que las víctimas son la esposa y el hijo del general en retiro José Arturo Camelo Piñeros. Los tres se encontraban de vacaciones en el país africano.


Se contactó en Túnez al general Camelo, quien sólo dijo que se encuentra bien y que no podía hablar más porque estaba esperando unas llamadas telefónicas desde Colombia.


Los tunecinos derrocaron a su dictador en 2011 y con ello prendieron la chispa para el alzamiento popular conocido como la Primavera Árabe, el cual se extendió a por toda la región. Aunque ello sirvió para construir una nueva democracia, el país también ha tenido problemas económicos y ha sufrido ataques de extremistas.


Essid identificó a los pistoleros muertos como Yassine Laabidi y Hatem Khachnaoui. En cuentas de Twitter vinculadas con el grupo extremista Estado Islámico con sede en Irak y Siria, se afirmó que los extremistas estaban sumamente felices con el ataque, y pidieron a los tunecinos "unirse a sus hermanos", de acuerdo con Rita Katz, del grupo estadounidense SITE, dedicado a analizar los actos de este tipo de grupos.


El ataque al Bardo, el mayor museo de Túnez, comenzó poco después del mediodía, cuando gran cantidad de turistas europeos lo visitaba en el palacio del siglo XV en que se encuentra.


El alcalde de un pequeño pueblo español describió la manera en que los atacantes se movieron dentro del museo y comenzaron a disparar.


"Cuando entraron al museo vi sus caras: estaban a unos diez metros de mí, disparándole a todo lo que se moviera", dijo Josep Lluis Cusido, alcalde de Vallmoll, a la radiodifusora española Cadena Ser.


"Pude esconderme detrás de una columna, pero hubo gente sin suerte que murió ahí mismo", añadió. Dijo que él y su esposa pasaron casi tres horas en el museo hasta que lograron salir ilesos.


Decenas de turistas huyeron a toda prisa del museo con los brazos entrelazados o abrazando a niños mientras la policía tunecina y las fuerzas de seguridad apuntaban sus armas hacia el edificio. Éste, ubicado a unos 4 kilómetros del centro de la ciudad, está cerca del Parlamento, el cual fue desalojado.


Se cree que algunos de los italianos en el museo eran pasajeros del Costa Fascinosa, un crucero que realiza un viaje de siete días por el Mediterráneo y que había hecho una escala en Túnez. El propietario Costa Crociere confirmó que algunos de sus 3,161 pasajeros visitaban la capital ayer miércoles y que el museo estaba en el itinerario, pero no pudo confirmar cuántos de ellos se encontraban en el recinto en ese momento.


El Bardo alberga una de las mayores colecciones de mosaicos romanos entre sus 8,000 obras.


Unesco pide un mayor diálogo


La directora general de la Unesco, Irina Bokova, condenó ayer el ataque terrorista en Túnez y abogó por combatir el extremismo con "diálogo, cultura y respeto de los derechos humanos".


"Debemos volver a decir que la democracia pasa por la cultura, por el diálogo. Contra quienes quieren asfixiar el espíritu humano con violencia y terror, debemos responder con diálogo, cultura y respeto a los derechos humanos", declaró Bokova en un comunicado.


La máxima responsable de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) subrayó que "Túnez, en particular a través de la voz de su juventud, ha querido y ha sabido superar el desafío de la democracia. Representa una esperanza inmensa para todos los pueblos del mundo".


"El Museo del Bardo -en donde se produjo el ataque- es un lugar abierto a todos, un lugar de descubrimiento y diálogo", agregó.


EU condena el atentado


El secretario de Estado norteamericano John Kerry dijo que Washington "condena el atentado terrorista de ayer en los términos más enérgicos posibles", y elogió la "rápida respuesta" de Túnez para solucionar la situación de los rehenes y restaurar la calma.


Túnez ha sido más estable que otros países de la región, pero se ha visto afectado por la violencia de los extremistas islámicos en años recientes, incluso algunos vinculados con el grupo Estado Islámico. También hay algunos extremistas vinculados a la filial norafricana de Al Qaeda que atacan ocasionalmente a las fuerzas de seguridad tunecinas.


Un alto número de reclutas tunecinos -unos tres mil, según cálculos del gobierno- se ha incorporado a Estado Islámico en Siria e Irak. La violencia en Túnez se había concentrado en los últimos años en las fuerzas de seguridad y no en los extranjeros ni en sitios turísticos. El ataque asesta un golpe a los esfuerzos tunecinos por reanimar el turismo.


Salen ilesos


El canciller de México, José Antonio Meade, condenó ayer el ataque terrorista ocurrido en la capital de Túnez, y celebró que los ocho mexicanos que se encontraban en el Museo Nacional de Bardo durante del ataque estén "sanos y salvos".


"Queremos reiterar nuestra condena a cualquier expresión de violencia de este tipo", dijo Meade en declaraciones a la prensa durante la Asamblea General extraordinaria de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se celebró ayer en Washington.


La Cancillería mexicana informó poco antes de que ocho ciudadanos mexicanos, cuatro hombres y cuatro mujeres, salieron ilesos del atentado en Túnez, en el que fueron tomados como rehenes 300 turistas de varias nacionalidades en el Museo Nacional de Bard.


Los ocho mexicanos que se vieron involucrados en el incidente están liberados, sanos y salvos camino a reincorporarse a sus actividades", señaló Meade. El canciller condenó de nuevo "la violencia y el terrorismo".


Agresión en museo


Los extremistas entraron al Museo Nacional del Bardo y mataron al menos a 19 personas.





via Internacional, El Siglo de Torreón http://ift.tt/1B4keI0

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada