martes, 21 de abril de 2015

Historias mínimas: el otro costado del tenis

Como es habitual, en ESPNtenis.com repasamos las historias paralelas de la semana tenística. Detalles, curiosidades, frases destacadas y todo el color del circuito.

Historias Mínimas

Fed CupDulgheru tuvo su descarga

DE REVANCHAS Y DESAIRES
Rumania llegaba a Canadá con una oportunidad histórica: recuperar una plaza en el Grupo Mundial I de Fed Cup después de 23 años. Pero el juego de nombres en la previa llevaba el favoritismo del otro lado del cruce: porque Simona Halep decía ausente, y Eugenie Bouchard decidía a última hora ser parte de la eliminatoria.

En suelo canadiense, la única Top 10 de la serie las recibía a su manera: negándoles el saludo. O así se podría exagerar, al menos, el repetido paso de comedia en la foto del sorteo: Bouchard, Alexandra Dulgheru y un frustrado apretón de manos, que dejó a la rumana con sus brazos suspendidos en el aire mientras la local rechazaba el protocolo en un solo gesto.

"No tengo nada contra ella, simplemente no creo en esto de desearle suerte al rival antes de un partido. Me parece falso", reiteró Bouchard luego de la polémica. Pero Dulgheru capitalizó el desaire y lo transformó en "mayor motivación" para el duelo del sábado.

El resultado: festejo en sets corridos para Dulgheru y primera victoria sobre una Top 20 en casi cuatro años. Con dedicatoria especial: cerrado el partido, la rumana corrió a su banco a saludarse con su equipo pero antes del contacto todos retiraron sus manos, como recapitulando la escena del viernes.

Pero hubo más para Bouchard y las historias de revancha. Aunque esta vez, la canadiense fue una protagonista involuntaria. El domingo, en el duelo de las N°1, la proyección meses atrás ofrecía un atractivo cruce con Halep. Pero lo dicho: la rumana se bajó de la serie y su plaza en la convocatoria fue para Andreea Mitu, de 23 años, 104 del mundo y sin antecedentes en Fed Cup.

"¿Quién? Yo no la conozco a Mitu, jamás la había oído nombrar" era por entonces la reacción del ex N°1 del mundo Ilie Nastase, fuertemente crítico con Halep por su decisión. Lo cierto es que Mitu no solo tomó su lugar en el grupo, sino que salió a la cancha el domingo y tumbó a Bouchard en un choque decisivo para la suerte de la serie. Un buen contexto para que Nastase la vaya conociendo...

SI ES DOBLES, MEJOR
Fue un fin de semana especial para Martina Hingis. Lejos de los años en los que no podía tolerar las derrotas, regresó en altísimo nivel en dobles por un objetivo: estar en Río 2016.

Sus buenos resultados, entonces, la llevaron al paraje consiguiente para formar parte de los Juegos Olímpicos: integrar el equipo suizo de Copa Fed. Lo que pocos iban a imaginar es que lo haría en single. Primeros partidos oficiales en individual desde ¡2007!, dos derrotas ante las hermanas Radwanska y un desgaste poco natural a los 34 años como para no estar presente, justamente, en el dobles definitivo.

"Me sentí decepcionada porque lo tenía en mi raqueta y no fui capaz de cerrar el partido", comentó tras el 4-6, 7-5 y 6-1 ante Urszula. "Pero eso es todo lo que podía dar y estoy muy contenta. Esta experiencia me permitió volver al single".

¿Contenta? Sí, claro. Suiza ganó los otros tres puntos y se quedó con la serie que la depositó en Grupo Mundial I en la próxima temporada. "Casi me surgen calambres de nuevo por solo saltar", contó entre risas, en referencia al nudo y desenlace de la victoria final de la dupla Timea Bacsinszky - Viktorija Golubic.

Según explica AP, la propia Bacsinszky le escribió una nota a Hingis confesando que había sido la inspiración del equipo, mientras que la exnúmero uno se declaró: quiere volver a jugar. "¡Pero en dobles!".

Historias Mínimas

Fed CupRadwanska, en busca de su mejor versión

EL DESAFÍO DE RADWANSKA
La derrota ante Camila Giorgi en semifinales de Katowice agrandó la herida. El año de la polaca no comenzó de la mejor manera en cuanto a resultados. Pero hay un tema de fondo: un cambio en su juego. Y para esto, emulando a lo que hizo Novak Djokovic con la llegada de Boris Becker, sumó a Martina Navratilova como asesora para semanas puntuales. Como todo proceso, es lento. Así lo dejó en claro Tomasz Wiktorowski, entrenador de Agnieszka Radwanska en declaraciones al diario polaco Sport.

"En los últimos cuatro años estuvimos felices porque Agnieszka jugó realmente genial, pero ahora tenemos que poner los pies sobre la tierra, con mucha firmeza, porque las cosas no vienen fácil", abrió el juego. "Los tiempos han cambiado. Y no podemos analizar el tenis de Agnieszka en forma aislada de lo que está sucediendo. Hoy hay varias jugadoras que juegan el tenis ofensivo de Serena o Sharapova, muchas jóvenes en ascenso como Garbiñe Muguruza, Madison Keys, Karolina Pliskova o Elina Svitolina y otras como Simona Halep, Lucie Safarova, Ekaterina Makarova o Carla Suárez Navarro que están en un gran nivel", agregó. "Pero nadie se da por vencido. Estamos trabajando en mejoras, pero necesitamos tiempo, paciencia, solidez y apoyo".

¿De qué se trata el proceso que está atravesando Radwanska? "Ella tiene un tenis defensivo. Si no modifica su estilo un poco será más cada vez más difícil, ya que físicamente trabaja 30 a 40% más que sus oponentes durante los partidos. Hoy ya toma riesgos, pero esos lapsos son todavía demasiado escasos. En los momentos difíciles, se mueve hacia atrás. Hemos estado trabajando en esto durante tres o cuatro meses. Sin embargo, no es suficiente".

El problema de la polaca, vale decir, no es sólo de intención, sino que también pasa por su técnica. "No puede generar potencia en sus tiros porque no gira con su cintura ni utiliza las piernas lo suficientemente bien. Aprendió a jugar en superficies súper rápidas donde era necesario sólo poner la raqueta sobre la pelota. Ahora es muy difícil de cambiar. En los últimos años todas las superficies pasaron a ser más lentas, incluso Wimbledon, que es difícil de creer". Y hay una cuestión más, de la que el coach prefirió no hablar: su peso. "Es un problema. Lo hablamos todo el tiempo, pero es todo lo que te puedo decir", explicó sobre la delgadez de Aga, un tema, sin dudas, que le resta potencia.

"Lo peor que puede hacer es sentarse y llorar. Agnieszka no está haciendo eso, ella se centró en el futuro", cerró, al menos, de manera esperanzadora.

ANÁLISIS DE CONTENIDO
Camino a Roland Garros, la pregunta se reformula semana a semana: ¿Quién es hoy el máximo candidato? ¿Novak Djokovic, con su enorme 2015 a cuestas? ¿O Rafael Nadal y sus inapelables nueve títulos en París? Por lo pronto, antes de entrar en la temporada de arcilla, el español ya se bajaba del debate: . Pero para Gilles Simon, el presente no cuenta en las palabras del mallorquín, sino más bien una simple repetición de viejas cábalas.

"No sé qué sentirá Nadal por dentro, pero no me sorprende en nada lo que declaró. Siempre dice lo mismo. Durante 10 años no perdió prácticamente ningún partido en clay, pero si le preguntabas igual decía que no se sentía favorito", marcó Simon en Monte-Carlo.

El francés también relativizó la particular autocrítica de Nadal en torno a que el español dijo sentir en la gira de Indian Wells y Miami: "No me preocupa su nivel. Es Top 5. Lo que me llama la atención es que siendo un jugador que no deja ver ninguna frustración en cancha muestre tantas emociones afuera...".

Historias Mínimas

Getty ImagesPaire, recuperando terreno perdido

¿EL MISMO DE SIEMPRE?
Tras caer en su debut en la clasificación del Abierto de Australia decidió dar dos pasos atrás para tomar envión. Se fue a jugar Future y después Challenger con el fin de volver a tomar ritmo y confianza. Hoy la apuesta dio sus frutos en Monte-Carlo. Benoit Paire, tras pasar la qualy, ganó un partido en Masters 1000 por primera vez desde agosto y regresó al Top 80. "No soy un diferente Benoit Paire, soy el mismo. Sólo trato de ser más constante", marcó en conferencia por si había encontrado una nueva fórmula.

Sin embargo, en el desglose de sus palabras se ve con claridad que no es el mismo y que su reciente ascenso no solo se debe a la regularidad. Varias cosas han cambiado del Paire que fuera N°25 del mundo en 2013. Consciencia sobre la realidad de su tenis, mayor fortaleza mental, una mejora sensible en cada uno de sus golpes, una "nueva visión" del juego (fue comentarista de París-Bercy para Canal+) y tranquilidad. Mucha tranquilidad. Esa calma que permitió dejar de lado sus explosiones y tomar con mesura el hecho de no recibir una invitación para Monte-Carlo.

"No se equivoque", le retrucó Paire al periodista que le formuló la pregunta en la conferencia trazando un paralelo con el pasado Abierto de Australia. "Creo que Lucas [Pouille] es un jugador muy bueno y merecía tener un wildcard. No se trata de eso. Es solo que si alguna vez necesitaba que la Federación me ayudara era en Melbourne. Quedé muy frustrado". El tema, vale decir, reapareció porque en Monte-Carlo se repitió la escena: Pouille con invitación y Paire a qualy.

"Tenía la esperanza de poder conseguir un wildcard (en Monte-Carlo) y quedé decepcionado. Pero, de todos modos, vine aquí para jugar y ganar partidos. Esos dos partidos de clasificación me ayudaron a practicar sobre tierra batida", señaló el francés, que le sacó provechó a la situación al vencer al estadounidense Denis Kudla en el debut y puso a prueba a Gilles Simon en segunda".

Siguiendo por el lado analítico, Paire rememoró sus últimos meses. "Jugar Future fue algo obligatorio para mí. Me ayudó a tratar de encontrar referencias, estar enfocado en los puntos importantes y reconstruir mi juego. Después pasé a los Challengers. Algunos jugadores no saben lo mal que están jugando, dónde fallan; yo sí. Por eso elegí ir a esos torneos", destacó Paire, con dos títulos en Challenger, una final y una corona en Future en este inicio de año. "He mejorado casi todos mis tiros, pero sobre todo he mejorado mentalmente. Soy feliz cuando juego. Hoy, en vez de enojarme, pienso: Mira, estás en este torneo, estás en Monte-Carlo, disfrutálo".

LA HEREDERA
Mejor, imposible el paso de Teliana Pereira por Colombia. Primero ganó el ITF de Medellín (50 mil dólares en premios), por entonces el mejor título de su carrera. Pero una semana después subió la vara como nunca: corona en Bogotá y primer título WTA de una brasileña en 27 años.

"Todavía no caigo, me parece un sueño todo esto. Creo que recién me voy a dar cuenta cuando vuelva a mi casa, guarde las cosas y festeje con mi familia", graficó Teliana en declaraciones que cita el portal Estadao, de San Pablo.

Post partido, y aportando a ese estado de trance, la jugadora recibió una felicitación que la marcó. El firmante, un tal Gustavo Kuerten, su ídolo de la infancia y uno de los últimos héroes del deporte brasileño.

"No tienen idea de lo que eso significa para mí. La verdad que es el momento más feliz de mi vida", insistió Pereira, que se mostró esperanzada de que esta conquista le abra nuevas puertas al tenis femenino en su país.

Además, cerró su travesía colombiana con una ofrenda pública: "Siempre que vengo acá, me tratan bárbaro y la paso muy bien. Creo que los colombianos y los brasileños somos parecidos, por eso me siento así, como en casa". Otra postal para entender lo fundamental que se torna la disposición de los torneos en un calendario que hace rato tiene sus ejes puestos en otras tierras...



via ESPN Deportes RSS http://ift.tt/1zGrElc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada